Gastronomía



Tierra de sabores inimaginables

La villa de Zaachila posee uno de los más vastos conocimientos culinarios reflejando en sus platillos ancestrales las tradiciones presentes en sus mercados y fiestas patronales, formando parte del patrimonio tangible de México; en la visita por esta tierra zapoteca se encuentran experiencias únicas para el paladar desde sabores picosos, ácidos y dulces en diferentes texturas provocando el regreso a este lugar.



Espuma y chocolate

Bebidas tradicionales y milenarias que llevan como ingrediente principal el cacao.

El chocolate se prepara con azúcar, canela, cacao tostado y en ocasiones almendra, todos molidos en los tradicionales molinos servidos en las diferentes festividades de Zaachila.

La espuma blanca es una bebida tradicional, siempre presente en las bodas de la comunidad, está elaborada con patlasle (conocido como cacao blanco), arroz y canela los cuales son molidos finamente en metates servidos en jícaras con atole endulzando esta bebida con azúcar.



Nieves

Actividad que identifica a Zaachila por su sabor y dedicación trasmitida de generación en generación, delicia que refresca con solo visitar en el andador Nizarindani donde se puede encontrar una gran gama de sabores y colores representados en los dulces regionales.



Platillos temporales y típicos

Entre los platillos temporales podemos encontrar el agua de pastor preparada con tomate, cebolla, cilantro picado acompañado de una tortilla calientita con pepitas y aguacate; al igual que los chepiles o guías con tasajo asado y una rica salsa de chile pasilla, sin olvidar los frijoles con hierba de conejo que en ocasiones se complementa con calabacitas, ejote y nopales, sobre todo no se pueden ir de esta bella tierra sin antes probar las carnes asadas, la barbacoa de res (de rollo) y chivo preparados con oficio, dedicación e higiene.



Carne de horno

Zaachila se identifica por su experiencia en la preparación de la tradicional “barbacoa de res”, platillo de cortes delgados de carne marinados con hierbas molidas y cocido al horno tradicional de suelo, sobre una capa de hojas de aguacate, popular en los días de plaza y eventos especiales.



Niño envuelto

Platillo conocido como “barbacoa enchilada” a diferencia de la barbacoa de rollo esta se elabora con carne de puerco; platillo de delgado corte de carne rellena de verduras como papa, ejote, zanahoria en ocasiones le agregan ceso de cerdo y un toque de mantequilla todo sobre una pieza de hoja santa, esta es enrollada y cocida sobre una cama de hojas de aguacate en el tradicional horno de leña en el suelo.

Estos dos manjares se acompañan con pasta de frijoles, guacamole y la tradicional salsa de tomate, representación del resultado de la actividad ganadera como principal fuente de economía.



Higaditos

Tradicionales en cada uno de los eventos de esta comunidad, su apariencia es similar a un pastel de huevo con tomate y cebolla, anteriormente se elaboraba de asadura de puerco pero actualmente lo sirven con pollo deshebrado, se acompaña con una rica salsa de tomate con chile de agua.



Biuses

Son todos los gorditos que se retira de la piel de la carne de puerco junto con las vísceras, el buche, los riñones, el entrecijo y la madre o nana de puerco, cocidos en un caso grande de aluminio de donde salen crujientes trozos, los cuales se acompañan con un plato de frijoles o simplemente con una tortilla de maíz caliente con salsa de tomate y chile de agua, para disfrutar de esta delicia solo se necesita visitar el mercado y algunas calles de la población los días miércoles y sábado a partir de las 12:00pm.



Pan finito

Pan de pequeña dimensión en forma de rosca, taquito, empanadita y canilla son elaborados de una masa más fina que la de otros panes tradicionales de Zaachila como el conejo, la torta los cuales son más grandes y se les llama pan fino, se pueden comprar en el mercado de la población.



Pan adornado de muerto

Delicia única de la actividad panificadora de Zaachila elaborados en el mes de octubre y noviembre notable por la dedicación artística del panadero en la decoración del mismo.